logo

     (42)503691    #9625530142

¿CÓMO PREVENIR EL CÁNCER DE CUELLO UTERINO?

noticia1 Una manera bien comprobada para prevenir el cáncer de cuello uterino consiste en hacerse pruebas de detección para encontrar precánceres antes de que se tornen en cánceres invasivos. La prueba de Papanicolaou y la prueba del virus de papiloma humano (VPH) se usan para esto. Si se encuentra un precáncer, se puede tratar al detener el cáncer de cuello uterino antes de que realmente comience. La mayoría de los casos de cáncer invasivo de cuello uterino se detecta en mujeres que no se han hecho la prueba de Papanicolaou con regularidad.

La prueba de Papanicolaou es un procedimiento que se usa para obtener células del cuello uterino con el fin de observarlas con un microscopio y así detectar si hay cáncer y precáncer. Estas células también se pueden usar para la prueba de VPH. Una prueba del Papanicolaou se puede realizar durante un examen pélvico, aunque no todos los exámenes pélvicos incluyen una prueba de Papanicolaou. Se puede hacer una prueba de VPH en la misma muestra de células obtenidas para la prueba de Papanicolaou. La prevención de los precánceres implica además, controlar los posibles factores de riesgo a través de las siguientes medidas:

  • Retrasar el inicio de la actividad sexual hasta el fin de la adolescencia o después
  • Limitar el número de compañeros sexuales
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que han tenido muchos compañeros sexuales
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que obviamente presentan verrugas genitales u otros síntomas de enfermedades venéreas
  • Tener relaciones sexuales usando preservativos reducirá el riesgo de infección por HPV. Los preservativos también protegen contra el VIH y los herpes genitales.
  • Dejar de fumar



En 2006, la FDA aprobó la primera vacuna contra el HPV, denominada Gardasil, para niñas y mujeres de entre 9 y 26 años. La vacuna ayuda a prevenir la infección con las dos cepas de HPV que se sabe que causan la mayoría de las lesiones precancerosas y los cánceres de cuello uterino. La vacuna también protege contra dos cepas de HPV de bajo riesgo que causan el 90% de las verrugas genitales. En 2009, la FDA aprobó una segunda vacuna contra el HPV, denominada Cervarix, para la prevención del cáncer de cuello uterino en niñas y mujeres de entre 10 y 25 años. Estas vacunas no protegen a personas que ya están infectadas con el HPV.

Los médicos igualmente recomiendan la realización periódica de pruebas siguiendo las pautas indicadas a continuación:

  • Todas las mujeres deben someterse a la prueba de Papanicolaou dentro de sus tres primeros años de iniciadas las relaciones sexuales vaginales o a los 21 años de edad, lo que suceda primero.
  • Las mujeres deben someterse cada tres años a la prueba de Papanicolaou convencional o de base líquida. Las mujeres de 30 años en adelante que han tenido tres pruebas consecutivas con resultados normales pueden hacerse exámenes de detección cada tres años. Las mujeres mayores de 30 años también pueden hacerse una prueba de Papanicolaou y la prueba de HPV cada cinco años.
  • Las mujeres de 65 años en adelante pueden dejar de hacerse estos exámenes de detección si las tres pruebas de Papanicolaou previas fueron normales y si no hubo resultados anormales en las pruebas en los 10 años previos.



El control después de una histerectomía (extirpación del útero y el cuello uterino) no es necesario a menos que la cirugía se haya realizado para tratar el cáncer o precáncer de cuello uterino. Las mujeres que se han sometido a una histerectomía sin extirpación del cuello del útero deben continuar el control hasta los 70 años.